No existen personas tóxicas sino relaciones tóxicas

relación tóxicaMuchas veces hemos vivido relaciones en las que nos hemos sentido maltratados o manipulados, muchas veces de manera sutil. Relaciones que nos han restado energía, que nos han hecho sentir pequeños, que han sacado lo peor de nosotros, o simplemente, nos han hecho infelices. A ese tipo de personas las llamamos personas tóxicas. Pero si lo analizas un poco, ninguna persona considerada tóxica lo es para todo el mundo. Esa persona será maravillosa para unos y tóxica para otros. Por tanto, no podemos decir que existan personas tóxicas de una manera taxativa. ¿Qué es lo que ocurre entonces?. 

A mi modo de ver no existen personas tóxicas, lo que existen son relaciones tóxicas. En ese tipo de relación, básicamente una persona intoxica y la otra reacciona con sufrimiento, perpetuando así la toxicidad de la primera. Fíjate en una alergia. Si te vacunas, esa alergia no tiene poder contra ti, no te afecta. En cambio, si no lo has hecho, ese virus puede hacerte mucho daño, se hace fuerte dentro de tu organismo. Lo que quiero decir es que una persona es tóxica como reflejo de algo contra lo que no estás vacunado. Algo, por tanto, que debes sanar previamente en ti. 

Entonces, si hay algo que debes sanar en ti, atraerás personas con esa parte de ti pendiente de sanar. Por ejemplo, si sientes que vales muy poco, que tienes poco que aportar a los demás ¿qué tenderás a atraer a tu vida?. Las personas que reafirmen esos pensamientos: personas que te pisen, que no te valoren. Probablemente esas personas se sienten también desvalorizadas, pero han optado inconscientemente por atraer a su vida personas como tú, débiles, para poder sentirse superiores. ¿Ves el juego?. La conclusión es que no es una la persona tóxica, en todo caso las dos, la relación es la que es tóxica. 

¿Qué hacer entonces?. Las relaciones tóxicas o insanas, las tienen personas que no han sabido mantener relaciones sanas consigo mismo. Eso es lo primero que debemos reconocer. Quizás estás depositando el poder en otra persona, haciendo al otro responsable de tu vida. En este caso necesitas recobrar las riendas, hacerte responsable de tu propia vida. A partir de ahí, uno decide si debe poner límites, o dejar de ayudar tanto, o dejar de controlar o dejar de victimizarse,… en definitiva, empezar a quererse a uno mismo. A partir de ahí, ocurren dos hechos posibles, ambos maravillosos: 

1. Atraemos personas que nos recuerdan lo maravillosos que somos.

2. Las personas que eran tóxicas para nosotros dejan de serlo y pasan a formar una relación sana en nuestra vida 

Por último, decirte que cuando encuentres una persona tóxica en ti vida te preguntes ¿qué me enseña esta persona que debo sanar en mí? ¿ qué estoy descuidando de mi relación conmigo mismo? ¿qué tipo de relación quiero mantener con esta persona?. Todas las personas, y sobre todo las tóxicas, son una oportunidad para conocernos y sanarnos, en un viaje continuo hacia nuestra plenitud

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Sigue mis novedades

campaña mailing by Mailrelay